Viaje a la cima del mundo

Día 1: Tras ensillar a los caballos dejamos los establos entre las 9 y las 10 de la mañana. Nuestro equipaje será transportado en minibús mientras nosotros empezamos nuestro paseo por la llanura hacia las montañas de Tramuntana. Después de una hora empezamos a subir rápidamente a medio galope entre campos de almendros y olivares con vistas a los pueblos dorados de Mallorca en la distancia. Pasamos por Campanet para llegar al bello pueblo de Caimari (la capital del aceite de oliva en Mallorca) donde paramos para una comida típica mallorquina.

Al acabar de comer partimos hacia la ruta de Piedra en seco, un antiguo camino que era usado por los neveros para bajar hielo desde las casas de nieve en las cimas de las montañas a los pueblos antes de que se inventasen los frigoríficos. Subimos entre bosques de pinos y robles primero, con plataformas para carbón y hornos de piedra caliza, hasta llegar a un camino en las alturas con impresionantes vistas del norte de la isla. Antes de que empiece a oscurecer vemos el maravilloso monasterio de Lluc en la distancia, donde nos esperan cómodas habitaciones y una cena excelente.

 

Día 2: Después de un buen desayuno para empezar el segundo día, salimos hacia la parte más alta de la sierra de Tramuntana, y enseguida nos encontramos empezando nuestro viaje en lo que parece la cima de la tierra. Le sorprenderá cómo su caballo supera los caminos pedregosos y las empinadas cuestas de montaña. Las vistas son magníficas y el paisaje pasa de pastoral a austero. A menudo vemos águilas y buitres negros isleños mientras montamos. Visitamos la enorme casa de nieve de Galilea antes de parar en una zona cubierta para disfrutar de unas bebidas calientes y un almuerzo ligero. Seguimos subiendo hasta un punto en el que es posible ver el mar a ambos lados de la isla, y bajamos de vuelta a Lluc por un amplio aunque resguardado valle para finalizar en un camino arbolado que nos lleva a comer cerca del monasterio. Tras la comida se dispone de tiempo libre para explorar los caminos del monasterio, la capilla, el jardín botánico, el centro de visitantes, el museo y la tienda. Cenamos tarde.

 

Día 3: Tras desayunar bajamos hacia el bello pueblo de Pollensa por el antiguo camino de los peregrinos que unía el pueblo y el monasterio. Al principio es un descenso pronunciado entre bosques cautivadores y brillantes piedras, y se hace más gradual al llegar al lado del lecho del torrente que baja de las montañas al mar. Es un paisaje bonito y agradable que contrasta con la majestuosidad del día anterior. Paramos a comer al lado del torrente y continuamos por pistas llanas a medio galope hasta Pollença y el antiguo puente romano, donde decimos adiós a nuestros caballos, llevándonos maravillosos recuerdos y dejando sólo huellas de herraduras. Los caballos vuelven en remolques, mientras disfrutamos de café y tarta.

El recorrido empieza en Hípica Formentor y termina en Pollença. Todas las comidas, agua, vino de mesa, refrescos y té o café están incluidos. Otras bebidas pueden ser adquiridas si así se desea.


Para más información o reservas: info@hipicaformentor.com+34 609 826 703 


Hipica FormentorTrails