Centro hípico en Sa Pobla, Mallorca

Lorenzo Crespí está entrenado en el cuidado natural de caballo y a la mayoría de sus caballos los conoce desde que nacieron.

Él cree que para obtener una salud optima para los caballos se les debe permitir que prosperen física, mental y emocionalmente. Deben vivir como harían en su estado natural.
Los caballos de Lorenzo viven al aire libre y en manada sin herraduras, sin bocados y se montan con monturas ligeras. Sus cascos son recortados regularmente por Lorenzo para promover una fuerte estructura natural.

 

Se ha diseñado una brida para dar el control del jinete, sin el uso de un bocado.

En Hípica Formentor tienen lugar También semínaries sobre cuidado natural del caballo.Los especialistas veterinaries quenos visitan incluyen un quiropráctico.


Sin herraduras y sin Bocado.

Por Paul Gittins BHSI

barefoot

Paul ha dedicado su vida a criar y entrenar caballos de doma en Inglaterra. Ahora está retirado y vive en una finca en Mallorca, donde entrena a su caballo Bandarin como entretenimiento y compite de vez en cuando.

En Hípica Formentor, situado cerca de Sa Pobla (Mallorca), los caballos son mantenidos en un estado lo más cercano posible al natural. Esto significa que las veintisiete yeguas y castrados que maneja el propietario, Lorenzo Crespí, viven todo el año en una manada no segregada, sin herraduras y libres para moverse por las dos hectáreas que componen Hípica Formentor. Lorenzo, quien lleva veinticinco años manejando caballos de este modo, explica su práctica de manejo de la siguiente manera.

El hábitat natural de los caballos es un terreno duro y firme sobre el que deambulan y que garantiza que sus cascos se mantienen en buenas condiciones gracias al desgaste natural. Aunque obviamente los caballos de Hípica Formentor no pueden deambular tan ampliamente como los caballos en la naturaleza, su uso constante para el trekking (un promedio de veinticinco kilómetros por día) mantiene sus pezuñas en forma y evita la disminución de talones encastillados y ranillas contraídas que se pueden ver en muchos caballos herrados.

Esta aproximación al estilo de vida natural de los caballos se sigue también en su alimentación. El heno está disponible en todo momento en unos alimentadores automáticos, de un metro de altura y con los lados de malla de acero cuadrada de cinco centímetros, especialmente diseñados. Los alimentadores garantizan que los caballos se alimenten a un ritmo similar al de los caballos en la naturaleza. Una tapa evita que los caballos saquen el heno de la parte superior y, al no estar fija, baja lentamente a medida que se consume el heno, alentando a los caballos a alimentarse lo más cerca posible del nivel del suelo, de un modo en más cercano al natural.

Como evidencia del bienestar de sus caballos, Lorenzo señala que muchos de ellos están en una edad más avanzada para trabajar que la de otros caballos de cuadras. Su caballo más viejo fue un habitual en las excursiones hasta su muerte a los treinta y tres años. La ambición de Lorenzo es tener un caballo de cuarenta años aún en forma y saludable y poder realizar excursiones y paseos con él, lo que respaldaría aún más su estilo de gestión.

Como parte del manejo natural de los caballos en Hípica Formentor, todos los caballos se montan con cabezadas sin bocado para brindarles la máxima comodidad y confianza, teniendo en cuenta las diferentes habilidades de los jinetes. Lorenzo ha experimentado y adaptado varias cabezadas sin bocado a lo largo de los años, culminando en su actual versión patentada que tiene una pieza de conexión de latón en forma de B mayúscula uniendo la cabezada a la muserola de modo que las riendas se puedan acoplar a la parte superior (tensión) o a la mitad inferior (presión nasal). Los caballos se han vuelto tan receptivos a esta cabezada sin bocado que se escuchó a un jinete comentar al desmontar que no se había dado cuenta de que el caballo no llevaba bocado.

Como comentario final, Lorenzo se esfuerza por enfatizar que los caballos manejados en cuadras y los caballos manejados de modo natural tienen requisitos muy diferentes y no pueden cambiarse repentinamente de un sistema a otro sin riesgo de tener problemas con la dieta y en los cascos. El manejo natural de los caballos es un compromiso a largo plazo, siendo el bienestar de los caballos la principal consideración.



Para más información o reservas: info@hipicaformentor.com+34 609 826 703 



Hipica FormentorCuidado Natural